Necesidades para el Día de la Madre

Necesidades para el Día de la Madre

Dale a Me Gusta y Comparte el post 😉

Necesidades para el Día de la Madre. Hoy quiero escribir un post reflexivo y terapéutico, unas palabras que rondan mi cabeza y quiero soltar. Pronto se acercará la celebración del Día de la Madre, queda poco ya para que llegue ese primer domingo de mayo tan deseado.

Justo hace unos días salió este tema a conversación, mi marido me preguntaba: «Y para este Día de la Madre ¿quieres algo en especial?» A lo que yo le contesté rápidamente: Pues no, en realidad no es que necesite nada…

Pero luego me he quedado un tiempo reflexionando y rumiando la cuestión. Sí, tener (lo que se dice tener) tengo de todo. Tenemos lo básico y necesario, tanto mi familia como yo, dentro de lo que cabe no nos podemos quejar. Y sin embargo, la respuesta que le di no es del todo acertada.

Necesidades… Sí, sinceramente sí tengo algunas necesidades que, llegado este momento, comienzan incluso a ser imperiosas. Así que me apetece hacer una introspección y enumerar algunas de las cosas que no es que quiera, es que de verdad «necesito».

Necesidades para el Día de la Madre

En mi listado se pueden incluir desde ideas más «filosóficas» hasta incluso las más mundanas… En la situación en la que todos (también tú) nos encontramos, creo que comprenderás perfectamente muchas de ellas.

Quizá incluso te sientas identificado con alguna, puede ser que para ti varíen en algún aspecto. Pero seguramente encuentres algo en común en mis actuales deseos.

¡¡Allá vamos!!

Necesito espacio «en pareja»

Necesidades para el Día de la Madre

Y aquí, como espacio en pareja, me refiero no a cantidad sino a calidad. Tiempo y espacio para dedicárselos en exclusiva a mi marido, al amor de mi vida. Necesito estar un tiempo con él a solas, únicamente él y yo. Hacer una escapada, pasear juntos de la mano, tener una bonita cena romántica en algún restaurante…

Estos días los estamos pasando juntos en familia, intercambiamos grandes momentos y siento que el núcleo familiar está incluso más unido que nunca. Aún así, tengo la auténtica necesidad de coger con él mano a mano y disfrutar de un par de días aunque sea en algún bonito lugar, alejados del mundo.

¿Posibles destinos? Pues mira, cualquiera podría ser bueno, pero me encantaría que hiciéramos una aventura romántica a un parador. Todavía recuerdo lo bien que lo pasamos cuando estuvimos en el de Vielha, cuando estaba embarazada. O lo chulo que fue el Parador de Tortosa, como estar habitando un auténtico castillo.

Así que hemos estado mirando varias experiencias de cajas regalo y mi decisión es clara: pasar un fin de semana en uno de estos lugares de ensueño. Son sitios excepcionales, donde te parece que te has transportado a otra época, con una magia única.

Descansar, dejar que te cuiden y relajarte en un spa… 🙂 Saborear las delicias gastronómicas, deleitarse con los paisajes, recorrer la ciudad y visitar sus monumentos. ¡Es el regalo perfecto! ¿A que sí?

De entre todas las posibilidades disponibles hemos elegido las experiencias de Smartbox, porque ya las hemos probado y el servicio siempre es excelente. No es tanto un regalo material, sino un regalo para atesorar recuerdos ¡y algo así no se olvida nunca!

Además, es válido hasta en dos años desde la compra, con lo que podremos elegir el momento más adecuado en cuanto se pueda. ¡Ya tenemos ilusión de poder disfrutarlo lo antes posible!

Necesito volver «a la normalidad»

Necesidades para el Día de la Madre

Al hilo de lo anterior, sí, una de mis necesidades ahora mismo es retomar la vida donde se quedó semanas atrás, digamos, en modo pause.

Puede parecer idílico tener tooodo el día por delante, no ir al trabajo, poder estar en casa… Sin embargo, no sé si ya es algo mental o físico, pero necesitamos recuperar nuestra rutina diaria anterior.

Salir a la calle, pero no con la mosca detrás de la oreja, mirando a todos lados, con esa sensación extraña. Hacer las actividades cotidianas, como siempre, y volver con ganas a casa, cansados quizá, pero deseando ponerte el pijama y pasar un ratito de «peli y manta». No sé si me entiendes a qué me refiero 😉 espero que sí.

Cambiarse de ropa y suspirar mientras caes rendido, dormir a pierna suelta tras una larga y fructífera jornada. Ver a la familia, a los amigos, charlar cuando te encuentras a alguien en tus quehaceres diarios… Todo eso confío en que pronto volverá, lo estamos deseando y lo necesitamos.

Necesito hacer ejercicio

Libertad y naturaleza

Sinceramente no es que sea de las que van al gimnasio o practique ningún deporte digamos «regulado». Sin embargo, sí estoy acostumbrada a salir con frecuencia al monte. Hacer excursiones en familia, senderismo, rutas por la montaña…

Echo en falta salir a la naturaleza, coger con mi peque «tesoritos» como palos, piedras, hojas y demás. Oler los aromas de la estación, la primavera ha llegado aunque no lo parezca a veces. Ver los colores cambiantes de los prados, escuchar de cerca el canto de los pájaros, el ruido de los animalillos entre la maleza.

Jugar a descubrir dónde se esconden los grillos cuyo sonido no terminas de localizar. Explorar cuevas, subir clavijas, recorrer senderos junto al cauce de un río… Una de las Necesidades para el Día de la Madre sería sin duda acercarnos a la Romería de Loreto o a la de la Virgen del Viñedo, entre otras muchas más.

Ver la floración de los almedros, pasear con mi perrita camino a Salas o a la Fuente de Marcelo. Ir en bicicleta, subir a la cima del Pico Gratal o del Salto de Roldán. Coger mochila y provisiones para pasar el día o hacer un picnic en la hierba.

Que está bien el yoga, la gimnasia en casa y todo lo que quieras… pero no, no es lo mismo 😀

Necesito las reuniones familiares

Abrazo familia

Tengo ganas de juntarme con los míos alrededor de una mesa. Ver a mis padres y al resto de mi familia, a los hermanos, a los sobrinos, a mi abuelica…

Sé que todos ellos están bien, pero necesito ese contacto real. Oir el algarabío que se monta cuando estamos todos reunidos. Que somos muy alborotadores y levantamos mucho la voz, hablamos todos al mismo tiempo, ¡siempre tenemos tantas cosas que contarnos!

Echo en falta ese jaleo, las celebraciones juntos, las risas y las historietas. Charlar animadamente de todo y de nada en particular. Contarnos las últimas novedades, esas anécdotas que a veces se repiten y que son ya como un «mantra» que necesitas volver a escuchar, jajaja

En fin, seguro que si sigo pensando no dejo de encontrar y descubrir muchas más Necesidades para el Día de la Madre. En este continuo «día de la marmota» te das cuenta de que, a veces sin saberlo, eras rico en un montón de cosas que quizá nunca pensabas que estaban ahí porque estaban continuamente a tu alcance, como lo más normal del mundo.

Y tú… ¿cuáles son tus necesidades? ¿Qué regalo vas a pedir u obsequiar para este Día de la Madre?

14 comentarios en “Necesidades para el Día de la Madre

  1. Yo, como tú, tampoco necesito nada y como además es muy probable que sigamos confinados será un día más. Ya vendrán otros años y otras celebraciones 😉

  2. Pues me encantaría todo lo que has comentado. Creo que a todos nos pasa algo similar y tenemos necesidades similares. Pareja, volver poco a poco a la normalidad, familia y amigos, cercanía, y desterrar este desasosiego y aprensión.
    besos guapa

    1. Ay… Aunque lo llevamos lo mejor que podemos, pero sí, apetece ya recuperar un montón de cosas! Esperemos que todo avance bien y lo más rápido posible. Un besito, guapa! 😘

  3. No puedo estar más de acuerdo contigo! Si tuviera que pedir algo, pediría algo de estas 5 ideas. A veces se nos olvida lo realmente importante y parece que este momento que nos ha tocado vivir nos está centrando! Un abrazo

    1. Pues sí… Estamos en una situación que nunca hubiéramos imaginado, echando de menos cosas que nos parecían tan cotidianas que no las valorábamos en su justa medida. Un abrazo, corazón! ♥

    1. Poco a poco iremos volviendo a la normalidad, aunque del todo tardaremos en conseguirlo. Pero confío en que estas necesidades se vayan cumpliendo. Un abrazo, guapa! 😘

    1. Sí, porque ahora son «necesidades reales», cosas de las que nunca pensábamos que estarían tan lejos de nuestro alcance… En fin, esperaremos que lleguen tiempos mejores, un besito! 😘

Mi blog se nutre con vuestras opiniones y sugerencias 😉 Así que, ya sabes, puedes dejar aquí tu comentario, ¡será bienvenido!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.