Pesebre de plastilina

Cómo hacer un Belén de plastilina para Navidad

Cómo hacer un Belén de plastilina para Navidad. En el post de hoy os daré algunas sugerencias para fabricar nuestro propio belén en casa. Una buena idea, que a los peques encima les encanta, es hacerlo con plastilina. Así podrán crearlo ellos mismos a su gusto.

La plastilina es uno de los materiales estrella para que los niños puedan fabricar multitud de creaciones. Por eso nos ha parecido una forma estupenda para construir un belén muy original.

Moldear con las manos este material es una de las manualidades favoritas de los más pequeños. No sólo porque es muy divertida, sino también porque es sencillo trabajar con ella y despierta en los peques la creatividad.

Cómo hacer un Belén de plastilina casero

Belén de plastilina

Para fabricar nuestro belén, sólo necesitaremos:

  • Bloques o barras de plastilina en diferentes tamaños y colores. Los colores más utilizados van a ser: el color carne, marrón, amarillo, naranja, azul, blanco y verde.
  • Palillos o materiales con un poco de punta, para dibujar las texturas de las figuras (los detalles del pelo, algún adorno en la ropa, el relieve de las hojas de los árboles…)
  • Utensilios para cortar y dar forma a la plastilina (no peligrosos, que puedan manejar los niños con seguridad).
  • Opcional: otros materiales para decorar nuestro belén (cortezas de árbol, paja…)

En cuanto a la plastilina a elegir, hay varias marcas en el mercado. Pero no todas ofrecen el mismo rendimiento. Yo os aconsejaría la marca Play-Doh o la Jovi, porque tienen una buena textura (ni muy rígida, ni muy blanda). Además, no manchan mucho y son fáciles de limpiar.

No os recomendaría que comprarais plastilina de marca blanca o desconocida demasiado barata, porque el resultado puede ser una catástrofe. O mancha un montón o se rompe fácilmente. Y en algunas ocasiones está tan dura que no se puede trabajar con ella.

Otra buena solución es hacer nuestra propia plastilina casera. Es una actividad muy divertida y a los peques les gusta un montón. Ya os expliqué cómo hacerla en mi post Cómo hacer plastilina casera fácilmente.

Lo bueno de este método es que podremos conseguir una gran variedad de colores. Es muy rápida de hacer y con muy pocos ingredientes tendremos una gran cantidad de plastilina para nuestro Belén Navideño.

Elaboración paso a paso

El Nacimiento o pesebre

Lo primero que vamos a hacer es crear el pesebre. En esta creación, daremos rienda suelta a nuestra imaginación. Podemos realizar la forma de las paredes como si fuera un establo. Para ello, se pueden hacer churros alargados simulando troncos de madera e ir uniéndolos unos sobre otros. O podemos formar bolas alargadas y apilarlas después con la forma de un muro.

Después, iremos creando los personajes principales para nuestro belén: el niño Jesús en su cunita, la virgen María y San José. No nos pueden faltar el buey y la mula, que los colocaremos detrás de ellos.

Así es cómo nos quedó a nosotros el pesebre de plastilina:

Pesebre de plastilina

Podemos complementar la escena con el Ángel de la Guarda, colocado arriba sobre el pesebre. También algunos arbolitos y todo aquello que nos parezca que puede dar un toque de detalle para esta parte del belén navideño. Por ejemplo, alguna cesta con alimentos, tinajas grandes y cántaros con agua… Aquí tenemos que echar mano de nuestra creatividad para que nos quede alegre y colorido.

Más personajes y animales

Cerca del pesebre podemos añadir un cerco con animales de granja: gallinas, ovejas, perros… E incluso un estanque con patos nadando (si le ponemos un puente para cruzarlo por encima aún quedará mejor).

Colocar algún pequeño huertecito con hortalizas plantadas y personajes trabajando en él le dará un toque muy chulo a nuestro Belén de plastilina.

Por los alrededores, vamos a colocar algún pastor con su rebaño de ovejas. Lo vestiremos con su típico chaleco y un zurrón. Puede estar colocado cerca del camino hacia el pesebre, esperando la llegada de los Reyes Magos.

Belén con plastilina

Los Reyes Magos de Oriente

Porque por supuesto, hay que realizar las figuras de estos tres personajes. Tenemos la opción de hacer las figuras de pie: Melchor, Gaspar y Baltasar. Que van andando hacia el portal de Belén, para entregar sus presentes (el oro, incienso y mirra).

O también podemos, si somos mañosos, ponerlos encima de sus camellos. Les acompañarían en su viaje los pajes reales (estos van andando delante de cada uno de los Reyes Magos).

Moldeamos los personajes

Para fabricar las cabezas haremos bolas de diferentes tamaños, dependiendo del tamaño del personaje que queramos crear. Para los ojos utilizaremos plastilina blanca y les colocaremos una pequeña bolita negra en el centro.

El pelo lo podemos realizar de una sola pieza, ayudándonos de un palillo para darle la textura de los cabellos. O si preferimos y queremos elaborarlo con más realismo, haremos tiras muy finas para irlas pegando a la cabeza como mechones de pelo.

Para el cuerpo, lo mejor y más sencillo es hacer un rulo gordo e irlo aplanando para dar forma al traje. A los Reyes Magos, por ejemplo, les añadiremos una capa (de distinto color para cada uno de ellos). Si somos muy detallistas, quedará más bonito si le ponemos un borde de otro tono de plastilina alrededor de la capa. De este modo, simulará el ribete y nos quedará más decorado.

TRUCO: Para hacer las figuras de los personajes es muy práctico sujetarles la cabeza con un palillo en su interior. Así le daremos consistencia y evitaremos que ésta se nos caiga y se nos suelte del cuerpo.

Añadimos otros materiales

Para dar mayor realismo, es muy buena idea utilizar otros materiales para terminar de decorar nuestro belén de plastilina. Para ello, añadiremos piedrecitas en los caminos, un poco de paja o hierba en la zona de los animales o el pesebre, algunos palitos o ramas distribuidos por la escena… Además, nos puede servir poner trozos de corteza de árbol para darle al Belén de plastilina un toque más campestre.

Belén de plastilina para Navidad

Y si nos gustan los paisajes invernales, queda muy bonito espolvorear un poco de polvos de talco en algunas zonas. Así conseguiremos crear un efecto de nieve recién caída. ¡Esto además a los peques les encanta!

Por otro lado, el tamaño de nuestro Belén de plastilina puede ser el que nosotros queramos, adaptado al espacio que tengamos disponible para colocarlo. Por ejemplo, nuestro Belén Navideño puede ser únicamente el pesebre y sus personajes principales.

Os dejo enlace a un vídeo que nos ha gustado mucho y os puede servir de referencia para hacer un Nacimiento de plastilina.

Por supuesto, cada uno realizará la composición que más le guste para su Belén de plastilina. A los peques también les gusta mucho introducir algún personaje conocido por ellos. Puede ser alguno de sus dibujos animados preferidos, su superhéroe favorito, alguna criatura inventada… Bueno, también es divertido dar rienda suelta a su imaginación, así dejaremos que nuestro belén navideño sea único y muy personal.

En el nuestro siempre acaba filtrándose algún intruso, jajaja. Y muchas veces no muy relacionado con el tema navideño. Pero en realidad, ¿para qué es la Navidad, más que para vivirla?

Por último, si queremos dar un toque definitivo a nuestra obra, una buena manera de conservarla es darle una capa de barniz o cola blanca. Para ello, nos ayudaremos de un pincel para distribuirla por encima de los personajes. Después, la dejaremos secar por completo.

De este modo, podremos volver a utilizar nuestras figuras para el próximo año. Sólo tendremos que guardarlas con cuidado en una caja y quedarán intactas.

¿Os ha gustado mi idea del Belén de plastilina? ¿Cómo váis a montar vuestro Belén Navideño este año?