Cómo desatascar las tuberías de forma ecológica

Dale a Me Gusta y Comparte el post 😉

Hoy inauguro en mi blog este nuevo apartado de trucos en el hogar con un método para desatascar las tuberías, fácilmente y además de forma ecológica y natural.

El motivo principal es la tremenda y constante lucha que tengo en mi casa con el tema de las cañerías. No tengo ni idea de cómo demonios hicieron en la construcción del edificio para hacer las bajantes tan mal, el caso es que cada dos por tres en casa tenemos el mismo problema.

Estaba cansada y harta ya de probar con todo tipo de productos químicos y de gastarme el dinero inútilmente (además de lo dañinos que son estos productos para el medio ambiente). Un día probé este fantástico y natural remedio y la verdad es que sí funciona.

Los ingredientes son tan fáciles de encontrar como que están a la venta en casi cualquier tienda de alimentación o de productos de limpieza.

Sólo hace falta:

  • Bicarbonato de sodio (del de uso alimentario).
  • Vinagre blanco (sirve cualquiera, aunque si es vinagre de limpieza concentrado mejor porque su efecto es más potente).
  • Agua hirviendo.

El paso a paso del remedio casi infalible es éste:

  1. Echamos media taza de bicarbonato de sodio en el desagüe atascado. En el caso de que sea en la bañera o en el lavamanos es posible que se nos forme una pequeña montaña en el sumidero. No pasa absolutamente nada por eso.
  2. Este paso es divertido para hacerlo con los niños, en plan «experimento». Vertemos media taza de vinagre blanco en el desagüe atascado, al tiempo que los niños aplauden con gracia la efervescencia que se va creando.  Repartimos bien el vinagre de modo que arrastre todo el bicarbonato que haya quedado en la superficie.
  3. Esperamos unos 20 minutos para dejar que la mezcla creada haga su efecto.
  4. Mientras tanto, habremos preparado unos 2 o 3 litros de agua hirviendo. La echaremos con cuidado y sin quemarnos en el desagüe atascado.
  5. Si se da el caso de que el atasco persiste podemos ayudarnos de un desatascador de émbolo, para hacer que el agua termine de bajar por la cañería.
  6. Frente a atascos muy- muy persistentes puede repetirse el proceso de nuevo. Hay casos de atascos demasiado severos en los que realmente ya sólo nos quedará la alternativa de llamar a un profesional (espero que no sea vuestro caso).

¡Y por fin, problema resuelto!

El agua vuelve a correr con normalidad por el desagüe. Y de forma sencilla y natural nos hemos quitado un quebradero de cabeza.

Ya me contaréis si lo habéis probado y si os ha resultado útil este método

Mi blog se nutre con vuestras opiniones y sugerencias 😉 Así que, ya sabes, puedes dejar aquí tu comentario, ¡será bienvenido!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.