Vamos de camping en familia

Vamos de camping: vacaciones low-cost en familia

Dale a Me Gusta y Comparte el post 😉

Vamos de camping. Nosotros somos unos amantes de la naturaleza, por eso nos encanta ir de vacaciones a los campings. Es una buena forma de disfrutar al aire libre y los niños se lo pasan fenomenal.

En este post os voy a explicar todas las ventajas y beneficios para los peques que supone disfrutar de unos días acampando. Si nunca has probado a ir de vacaciones de esta forma, seguramente te guste todo lo bueno que puede ofrecerte un camping. ¡Hasta es posible que te animes a probarlo!

Está claro que ir de hotel ofrece muchas comodidades, no te digo que no. Nosotros hemos ido muchas veces de hotel y de apartamento. En realidad es como estar en tu casa, sobre todo si vas de apartamento, pues tienes prácticamente lo mismo: sofá, cama, televisión, cocina…

Sin embargo, no dejas de estar en un piso, entre cuatro paredes. Si te gusta disfrutar del aire libre y la naturaleza, el camping te ofrece todo esto y más. Aparte, tiene la ventaja de que conoces a mucha gente, lo cual está genial y es bastante más divertido.

Y a proporción de lo que te puedes gastar en según qué hoteles y apartamentos, ir de camping te puede resultar hasta más barato. Todo es cuestión de elegir entre la multitud de camping que hay repartidos por todas las ciudades.

A continuación voy a enumerarte algunas de las ventajas y beneficios, particularmente para los niños, que puedes encontrar pasando tus vacaciones en un camping.

Ventajas y beneficios para toda la familia

Todos podemos disfrutar de las enormes ventajas de pasar unos días en familia acampando. ¡Pero sobre todo los niños! Aquí te muestro alguno de los muchos beneficios que obtendrán yendo de camping:

Mayor libertad y disfrute del aire libre

Por lo general, tanto los niños como nosotros los padres, pasamos la mayor parte del año entre cuatro paredes. Por muy grande que sea tu casa, no deja de ser un sitio de interior. Con lo cual hay muchas experiencias muy gratificantes que vuestros hijos no pueden realizar dentro de su casa.

Sin embargo, en un camping todo eso es posible. ¡Tienen un mundo de naturaleza a su alrededor! El canto de los pájaros por la mañana, las plantas y árboles, la tierra… Tanto si es un camping de montaña como de playa, en todos ellos tienes unas condiciones estupendas para que los niños observen el mundo que les rodea y tengan unas bonitas vivencias en el mundo natural.

Vamos de camping

Mayor autonomía y desarrollo de la autoestima

En un camping los niños se acostumbran rápidamente a valerse por sí mismos. Es un buen momento para dejar que el niño realice algunas cosas por su cuenta, si tiene ya la edad adecuada para empezar a ser autónomo. Sobre todo en las cuestiones de autonomía personal como ir al baño, ducharse, lavarse las manos y los dientes…

Puedes acompañarlo si todavía es muy pequeño, pero hay muchas tareas que pueden realizar ellos solitos. Y esta es una buena ocasión para dejarle volar un poco. ¡Verás qué rápido se habitúa y sabe hacer sin ayuda muchas más cosas de las que tú te imaginas!

Ayudar e involucrarse en las tareas familiares

Cuando vas de camping, hay muchas tareas que los padres realizan en las que los niños pueden colaborar. Aunque en nuestra casa, también es importante irles educando para que ayuden en las tareas cotidianas, en un camping es todavía más sencillo.

Algo tan simple como que nos acompañen cuando vamos a la zona de fregaderos a lavar los platos, por ejemplo. También cuando tenemos que hacer la colada, ir a comprar pan a la tienda o al supermercado del camping…

Vamos de camping

Lo bueno de los camping es que son recintos cerrados, con lo cual es una estupenda oportunidad para dejar que el niño colabore y realice tareas sin ayuda. ¡Y ellos están encantados de poder hacer cosas “de mayores”! Esto además aumentará su autoestima al ver que él puede conseguirlo y que puede valerse por sí mismo.

Por ejemplo, el año pasado estuvimos en un camping en el que en la misma calle de nuestra parcela, tenían un pequeño puesto donde vendían pan y productos para el desayuno. Bueno, pues mi hijo estaba encantado de poder ir por la mañana a comprar croissants para toda la familia. ¡Algo tan sencillo, pero para él toda una aventura!

Socializarse y hacer amistades

Este es uno de los puntos fuertes de ir de acampada. Los campings están llenos de niños de todas las edades. Por lo tanto, es un sitio idóneo para que vuestros hijos entablen relación y hagan amigos.

A partir de cierta edad, los peques disfrutan mucho juntándose con otros niños de su edad. ¡Las familias que ya habéis ido de camping sabréis a lo que me refiero! Es llegar allí y al momento ya se han hecho amiguitos, con los cuales jugar e ir juntos con las bicis, a la piscina…

Vamos de camping

En casi todos los camping encima existen los llamados “Mini Club”, donde organizan actividades para los niños. Es un lugar estupendo para que se socialicen y conozcan a otros niños.

Animación infantil constante

Como ya he comentado en el punto anterior, en los camping siempre suelen realizar actividades para los más pequeños. Así, en muchos encontraréis que hay ludoteca, talleres, manualidades, pintacaras, canciones y bailes, gymcanas… Multitud de posibilidades de entretenimiento, en las que nuestros peques podrán elegir a su gusto lo que más les apetezca.

Desarrollo de sus aptitudes acuáticas

Tanto si el camping es de playa como si es de montaña, casi todos ellos cuentan con piscina. Esto es maravilloso, más te diría, es algo esencial para la época de verano. Aunque tengan cerca la playa o el río, poder disfrutar nadando y buceando en la piscina le gusta a casi todos los niños.

Vamos de camping

Es una forma estupenda de que desarrollen sus habilidades dentro del agua. Aprender a nadar, soltarse y quitarse el miedo es algo que puede conseguirse a través de la práctica. En un camping tienes la suerte de que la piscina está allí, disponible para que puedas ir las veces que quieras.

Mi hijo de pequeño tenía un miedo tremendo al agua. Y fue gracias a pasar unos días de vacaciones, yendo a diario a la piscina, donde se soltó y perdió el miedo a bucear. Ver a otros niños e interactuar con ellos en el agua, también les ayuda mucho mediante la observación e imitación. Jugando, jugando, van practicando y consiguiendo mayores destrezas.

Recuperación de los juegos “de toda la vida”

El ambiente en un camping favorece que los niños disfruten con la diversión “de toda la vida”. Jugar con sus semejantes, correr, ir en bicicleta, bajar por los toboganes…

Parece algo tan simple, pero muchas veces en el mundo actual en el que vivimos, nuestros hijos se pierden muchas de las actividades propias de un niño. Prácticamente todo el resto del año están siempre ocupados: tienen cole, deberes, actividades extraescolares, deportes…

De tal modo que dedican muy poco tiempo a disfrutar como niños que son. Y es algo que de verdad necesitan. Es primordial para su desarrollo poder tener tiempo para el juego libre, no dirigido. Todos necesitamos las vacaciones para desconectar. Pues ellos también las necesitan. Dejar a un lado la tele, los videojuegos y centrarse en vivir experiencias reales. ¡Son vivencias que recordarán toda la vida!

Si quieres probar la experiencia de ir de camping en familia, en bungalow o mobil-home, puedes ver todas las ofertas de alojamiento en el cuadro de búsqueda de Booking. Lo encontrarás al final del artículo (si estás usando el móvil) o a la derecha (si me lees desde el ordenador).

¿Habéis ido ya de camping? ¡Cuéntame en los comentarios vuestra experiencia!

Canastilla para bebé - Regalo original - Envío a domicilio u hospital

Mi blog se nutre con vuestras opiniones y sugerencias 😉 Así que, ya sabes, puedes dejar aquí tu comentario, ¡será bienvenido!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.